LEED
Certificación

La certificación LEED es un sistema internacionalmente reconocido que verifica, mediante la revisión por parte de una entidad independiente, que el edificio se ha diseñado empleando estrategias encaminadas a mejorar su rendimiento energético, la eficiencia en el uso de agua, la reducción de las emisiones de CO2, la mejora de la calidad del ambiente interior, el empleo sostenible de los recursos y la sensibilización ante el impacto producido en el medio ambiente  

LEED es el estandard internacional de excelencia en construcción verde, con más de 90.800 proyectos LEED en 165 paises

www.usgbc.org

Sostenibilidad

Desarrollado por el U.S. Green Building Council (USGBC), LEED proporciona a los propietarios y usuarios medidas concretas de sostenibilidad a aplicar tanto en el diseño como en la construcción y en el mantenimiento de los edificios. De todos los sistemas de certificación para construcción sostenible, la Certificación LEED es la que mayor impacto mundial tiene fuera del ámbito residencial.

Tipos de Certificación

LEED BD+C

Edificios de nueva construcción y grandes reformas

LEED ID+C

Diseño interior y espacios arrendados

LEED HOMES

Viviendas unifamiliares o plurifamiliares hasta tres alturas

LEED NEIGHBORHOOD 

Desarrollos urbanos con usos residenciales, no residenciales, o mixtos 

Niveles de Certificación

Platino

80-110 puntos

Oro

60-79 puntos

Plata

50-59 puntos

Certificado

40-49 puntos

Los edificios certificados por LEED son eficientes en cuanto a recursos. Utilizan menos agua y energía y reducen las emisiones de gases de efecto invernadero. Como ventaja añadida, ahorran dinero.

La certificación LEED también proporciona los siguientes beneficios al proyecto:

  • Valor de los activos: Incrementa el valor de mercado del edificio. 
  • Alquiler: Mayor fidelidad de los arrendatarios. Periodos de alquiler más largos.
  • Mitigación del riesgo: Los riesgos regulatorios se han hecho cada vez más evidentes en países y ciudades de todo el mundo, incluida la divulgación obligatoria de consumos, códigos de construcción y leyes que prohíben los edificios ineficientes. 
  • Costos de operación: Los edificios sostenibles han demostrado que ahorran dinero a sus dueños y usuarios a través de consumos reducidos de energía y agua, así como menores costos de mantenimiento y operación a largo plazo.
  • Productividad laboral y salud: Aumento de la productividad y disminución del absentismo y la rotación de los empleados.
  • Imagen corporativa: Mejora de la imagen corporativa, constituyendo un potente recurso de marketing.